Ir al contenido principal

Entrevistas cartoneras - Lucía Carvalho

"El cuerpo es la representación tangible de mis miedos"

Ganadora del concurso Pablo Neruda 2019  con su poemario Universo 127, Lucía Carvalho habla sobre el sinuoso proceso escritural,  su participación en Panza de Oro y el pronto viaje a la Fundación Neruda en Chile.






¿Cómo fue el proceso de creación de Universo 127? 

Fui escribiéndolo en las notas de mi celular mientras iba en micro a mi trabajo. La mayoría de los poemas los escribí de una, pero los fui trabajando por un año más o menos.

A ratos parece un poemario muy de esta época, por el uso de neologismos propios de la generación millennial ¿estás de acuerdo?



Sí, esa era la intención. Tratar de encontrar poesía en el lenguaje actual que parece tan poco agraciado y frío.



¿Qué papel jugó la tecnología como imaginario para este poemario?



En este año he estado más obsesionada que nunca con la ciencia ficción y las nuevas tecnologías. Avanzamos tan rápido en pocos años, ¿ahora qué queda? ¿Cuáles serán los siguientes avances? Me pregunto bastante eso y cómo esta tecnología influye en nuestra memoria y en la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno.

¿Qué se puede leer entre lineas en Universo 127?

El miedo. Siento mucho miedo al abismo y la inmensidad del internet, de los seres que habitan en él. Algunas veces me he sentido muy expuesta al ser cyber activista feminista y creo que ese miedo está muy presente en los poemas.

"Mis huesos no son fuertes. Mis huesos me traicionan" dice uno de tus versos ¿Cuál es la relación o la visión que se tiene del cuerpo en el poemario?

El cuerpo es la representación tangible de mis miedos. Usualmente somatizo mis emociones negativas y por eso tengo gastritis nerviosa y psoriasis.

¿Cómo se relaciona Universo 127 con tus trabajos anteriores? ¿Hay una conexión entre ellos?

No había pensado en eso pero posiblemente sí. Fiesta Equivocada fue un poemario que hice por diversión y para cerrar un ciclo en mi vida, muchos de esos poemas eran literalmente ejercicios de escritura. Ahora, pienso y trabajo mucho más mis poemas pero en ambos los elementos pop están muy presentes.

¿Qué papel juega la vulnerabilidad en tus textos?

Todo jaja. Para mí la escritura y especialmente la poesía es un acto de vulnerabilidad.

¿Quedaste conforme con el resultado de Universo 127? ¿Te quedó algo más por decir?

Cuando vi la convocatoria dudé mucho en enviar porque no creía que esté terminado. Creo que quedan cosas por decir pero a la vez estoy conforme y feliz con la edición de Yerba Mala. 

Hace poco fuiste invitada al Festival de Poesía Panza de Oro ¿Cómo calificas tu participación?



Un sólido 7 de 10 jaja no sé, los demás tendrían que calificarme. Los festivales de poesía me abruman muchísimo pero de una manera positiva, absorbo todo lo que puedo de las conversaciones y lecturas. Estoy muy agradecida con el festival, porque además acerca la poesía contemporánea a los lugares donde siempre debería estar presente y lo mejor de todo, en el marco del diálogo. Fuimos escuchados y también escuchamos, eso fue lo más poderoso del festival. 



¿Cómo ves al movimiento poético juvenil en Santa Cruz?



Me parece que falta algo como el festival Panza de Oro, que acerque la poesía a centros educativos, psiquiátricos y otros lugares públicos. Las lecturas de poesía a veces se parecen más a un club de amigos que se leen entre ellos y esta dinámica puede intimidar a otras personas a asistir y participar. 

Como ganadora del concurso de poesía Pablo Neruda ¿Qué expectativas tienes del viaje a Chile que te toca realizar ?

Me entusiasma mucho la idea de conocer más poesía y editar mis textos. Los talleres son espacios de creación muy enriquecedores, estoy ansiosa por aprender. 




ESO NO ESTÁ EN WIKIPEDIA

Soy un ente vivo, pensante, creado en el mar de la información
Ghost in the Shell (1995)

Pienso en la inmensidad de la conciencia virtual
que habita mi dispositivo móvil
pienso en todas esas relaciones que han comenzado y terminado
en este aparato de cuatro punto siete pulgadas y 326 ppi.

Todos esos toques simbólicos.
Los holas.
Los ¿cómo estás? ¿Qué estás haciendo? Mira esto.
Los Stickers.
Emociones traducidas en emoticones.

Pienso en toda esa data mía y de ellos
que ni siquiera es nuestra
porque aceptamos los términos y condiciones sin leerlos
                                                                            sin leernos.

Quizás por eso tengo tantos contactos bloqueados
prefiero esconderme virtualmente
quizás ellos se escondieron primero.

Pienso que ya no nos une el tacto
ni nada relacionado con la presencia física
nos unen estas historias de emojis
esta historias bloqueadas en términos y condiciones
estos recuerdos mutilados
que yo elijo o no mostrarte
pero que no se le puede ocultar a esta inmensidad radioactiva
que guardo en mi bolsillo
                       eterna y efímera.

Una caída y se parte en pedacitos.
Un intruso y puedo ser expuesta ante millones.
Mi imagen en los dedos de tantos desconocidos.

Una débil contraseña.
Una mala conexión
y tendría que volver a la vida silenciosa
hasta reiniciar
hasta renunciar
a mi vida útil.



NO SOY UN ROBOT




Quisiera tener las misiones bien guardadas

no olvidar cada diez minutos.

¿Por qué vine aquí?

¿Por qué tengo este frasco de mermelada en mis manos?

Que no puedo abrir.
Que no puedo abrir.

Quisiera que alguien me jale de aquí hasta el cuarto de baño
un ser superior me encierre en la piscina, quite la escalera.
No pueda salir.
No pueda salir.

Que un jugador.
                        Un ser superior
coloque la cocina al lado de mi cama
y con un botón
quite todas las ventanas de mi cuarto
abra el gas
prenda la cocina.
Y yo.
No me pueda mover.
No me pueda mover.
No soy un robot.
Yo me asusto.
Yo grito.

Yo estoy aquí,
      quemándome
                   por nada.



INSERTAR FOTO


Nací enredada
con las caderas atrofiadas
con los huesos chiquitos.

Crecí enredada
esquivando fantasmas
trepando árboles frutales.

Dormí enredada
entre sábanas azules
sin almohadas ni edredones.

Amé enredada
apagando incendios
conjugando verbos.

Morí enredada.

Comentarios

Archivo Cartonero

Yerba Mala en la Feria del Libro de Madrid

Y los libros cada vez tienen más ganas de escaparse de nuestras manos e ir a otros confines. Ahora desembarcan en la Feria del libro de Madrid, en un esfuerzo conjunto a los amigos de Librería La Libre, nos encontramos en la caseta Nº113. Ven a visitarnos y llevarte literatura boliviana de la buena, estaremos hasta el 17 de junio. Te esperamos!!!

Yerba Mala 16 años.

Hoy estamos de aniversario. Celebramos 16 años y no es poco. P asa el tiempo, las personas y el cartón; pero nuestro compromiso con la literatura sigue intacto, como aquella primera vez en la ciudad de El Alto de la mano de Darío Luna, Beto Cáceres y Crispín Portugal. Agradecemos a todas las personas que de una u otra forma han estado colaborándonos a lo largo de este tiempo, desde la gente que fue parte de la editorial hasta nuestros lectores incondicionales. El camino ha sido largo, y sin embargo no ha hecho más que comenzar. Vamos juntos por otra aventura. Un año más.

Reseñas YMC. Quizá no pensaré con nitidez: a partir de Algún lugar incierto de Nadia Prado

  Por: Francisco Cardemil*   Una de las primeras cosas que escuché en un taller —como corrección y consejo— fue “no puedes dudar en el poema”. Ya no recuerdo cuál fue el contexto ni cuál era el taller, sé que fue una crítica a algún cambio que sucedía entre dos momentos de un poema que había presentado. “No puedes dudar en un poema”. Cancelar la duda al escribir trataba sobre la imposibilidad de discutir con el yo que construye la escritura, con la mano otra que dicta la imagen y el yo que la discurre y la recibe. Derechamente, algo que exigía una seguridad extrema, la construcción de una voz certera y edificante. Después de esta etapa, de haber incorporado estas estrategias y formas vencido por la insistencia, ahora me resulta complejo evitar corregirme hacia la claridad, eliminar la duda, lo que es opaco. Este problema es algo que me ocupa estos días: ser capaz de volver a la indefinición y al proceso, dar con la disrupción sin que la claridad destruya y fije el lenguaje en lugar de