sábado, noviembre 22, 2014

Entrevistas cartoneras - Patricia Requiz

"¿Mi objetivo? salir por completo de mi zona de confort"

Patricia Requiz irrumpe en la literatura boliviana con Los Lunares de Crawford, un libro donde la soledad, el rechazo y el erotismo conviven en seis cuentos donde la escritora trata de lidiar o a lo sumo convivir con ellos.

por Equipo Yerba Mala Cartonera-Bolivia. 2014


Desde tus colaboraciones en colectivos como "Pan de batalla" y "Escritorio acrónimo" a la publicación de tu primer libro ¿Cuál ha sido la  evolución  de tus textos?

Abismal, tengo algunos textos de hace años atrás guardados en los archivos de mi computadora y sólo digamos que me alegra que sigan ahí y no publicados en otro lugar. Creo que es importante que un escritor se supere de un texto a otro, espero y después de los Lunares de Crawford la diferencia siga siendo abismal sin perder su esencia.

¿Cómo ha sido el proceso de construcción de "Los lunares de Crawford"?

Ha sido una cosa de trasnoches, borrar y volver a escribir, reír, llorar, putear, ver películas  de Lars Von Trier, apagar el televisor y continuar con el cuento, la computadora infecta de virus, llevar al técnico y continuar con los cuentos. Ha sido algo así más o menos.

¿Cuál es el común denominador entre todos los cuentos?

Todos llevan en la frente el sello de reverendos perdedores, personas por las que no voltearías a mirar dos veces y que siempre olvidas su nombre en la calle o en alguna fiesta. Una mujer sentada en un café a media noche, una niña en un puesto de hamburguesas, una anciana muerta en la soledad de su hogar, un nerd en un colegio cualquiera, un patético profesor de artes plásticas y  un hombre que ve mucha pornografía. Todos están en la búsqueda implacable de una venganza que nunca llegará a concretarse, tal y como sucede en la vida real.

¿Con qué escritores o estilos te sientes más identificado cuando escribiste "Los lunares de Crawford"?

Creo que siempre ha estado presente inconscientemente la influencia del escritor mexicano Xavier Velasco.

¿Que banda sonora le pondrías?

Sería “Creep” de Radiohead.

¿Cómo ha sido la experiencia de escribir textos abordando desde el punto de vista masculino?

Bastante difícil. Sigue siendo un reto para mí abordar temas desde la perspectiva masculina, por el mismo hecho de que quién está pincelando la historia desde el fondo es una mujer. Aun así voy a intentarlo las veces que sea necesario ¿Mi objetivo? salir por completo de mi zona de confort.

¿Tus cuentos podrían entrar en la categoría de literatura erótica? 

Sí, a pesar de que yo no podría considerarlos eróticos puramente, creo que los matices de erotismo que forman parte de cada uno de los cuentos de la antología no fueron intencionales, están ahí porque la historia así lo requería. Es posible que más adelante mis cuentos no contengan ni un rastro de erotismo, todo depende de qué quiero contar y de qué forma.

Uno de tus cuentos, Retrovisor, aborda el tema del snuff y  la desaparición de niños...

Tuve mis dudas cuando empecé a escribirlo,  eran temas delicados y no quería  que el mensaje se interpretara de forma incorrecta, pero cuando me encontraba por la mitad de la historia decidí mandar por un tubo todos los principios y mis buenas costumbres. Cuando estoy leyendo me gusta toparme con un texto que no piensa ser condescendiente conmigo y que de a buenas a primeras introduzca el dedo en la llaga y que extrañamente llego a disfrutar, cómo cuando te cuentan un chiste de judíos y botones, no deberías reírte (eso te dicen) tarde, ya lo hiciste y vaya que te reíste. Hubiera querido arriesgarme más con Retrovisor, aún tengo mucho de que despojarme, quiero que mis textos reflejen mi perspectiva de la realidad.  

¿Cómo sientes que te arriesgarías más en un futuro?

Creo que todavía me falta dejar atrás ciertos “principios” que llegan abruptamente a mi mente cuando intento mostrar mi propia verdad a la hora de escribir, es cosa de tiempo, pienso, o como un amigo mío alguna vez  me dijo: "Solo déjate llevar".

¿Cómo ves el panorama de la literatura boliviana?

Creo que ya existe una generación  de escritores en la ciudad, con propuestas nuevas  y explosivas, existen más posibilidades de publicar textos y contar con el apoyo de muchos colectivos independientes, hay una movida literaria bastante interesante, pero aun  así estamos en la nebulosa, sin mencionar la eterna ausencia de las autoridades  y el desinterés de las personas en apoyar el arte local,  pienso que algunos todavía leen la reseña del escritor antes de comprar un libro, o como lo sucedido en el último evento, buscas el stand más atractivo con los libros más rimbombantes y precios exuberantes, antes que detenerte a ver el stand con libros hechos a mano, en papel bond y fotocopia. Y eso solo hablando de literatura, que si hablamos sobre teatro y  cine en Bolivia, estamos igual o peor.

¿Por qué decidiste publicar en Yerba Mala Cartonera?

Yerba Mala siempre ha sido un espacio que ha acogido a nuevas voces, no solo escritores jóvenes con propuestas frescas, sino también a escritores reconocidos dentro y fuera del país, sin mencionar que es una de las pocas editoriales independientes que lleva muchos años aportando a la literatura boliviana. Es un honor ver mi nombre entre sus listas junto a otros escritores.

¿Que proyectos literarios se vienen después?

Por el momento seguir trabajando en mis textos, es claro que no voy a dejar de escribir, me gustaría seguir experimentando, quiero aprender a escribir guiones cinematográficos, quien sabe y resulta bien, o quizás no. Ni yo misma estoy segura.