sábado, julio 10, 2010

Salir hacia adentro Entrevista al escritor argentino Juan Terranova



En palabras de Juan Terranova su ponencia fue algo demagógica, lo dijo justo después de leerla respondiendo a una de las primeras preguntas del público y justificando que la había escrito en Buenos Aires en su departamento, solo, ante su computadora, luego vinieron los cuatro días en Cochabamba compartiendo con bolivianos y al finalizar su intervención dijo que le pareció había quedado algo inconexa.

La ponencia iniciaba explicando con dureza lo que significa para un porteño las palabras boliviano de mierda, bolita, boliguayo: todas un insulto. Sin embargo recuerda que su padre, arquitecto, trabajó durante años con albañiles bolivianos, nunca escuchó a su padre proferir ninguno de eso insultos.

Terranova se pregunta en su ponencia si la presencia de Bolivia en Buenos Aires se resume a insultos racistas y un para de novelas contemporáneas como “Bolivia Construcciones” de Sergio Di Nucci, “La boliviana” entre muy pocas otras, las referencias políticas y sociales de la actual coyuntura encabezada por Evo Morales, son las pocas referencias que se tiene de Bolivia. De su humor, de su forma de reír casi nada. De lo que sí se sabe es del humor argentino o más precisamente de los chistes que se hacen sobre argentinos. Empieza entonces la parte mas digerible y sanadora de su ponencia que había comenzado brutalmente, contando una serie de chistes sobre argentinos y su amor propio.

El punto cúspide de su ponencia resulta cuando toma la marginalidad como una fortaleza, cuando insta a los bolivianos a salir hacia adentro, cree que Bolivia debería salir hacia Bolivia, explicando que si no hay salida al mar sí la hay hacia arriba. Que la postergación, la pobreza y las limitación pueden considerarse una ventaja, existe un poder en la marginalidad por su lucidez. Recuerda un comentario de la escritora boliviana Giovanna Rivero cuando se encontró con el mar en la costa argentina “Tanta agua y tan cerca” estas palabras según Terranova dan cuenta de una relación más íntima, más profunda de Giovanna con el mar, una relación imposible para alguien que tuvo el mar muy cerca toda su vida. Fue después en la ronda de preguntas cuando sintió incompleta su participación y lo dijo, tal vez vino con una ponencia que incitaba a una transformación que terminó por cambiarlo a él en cierta forma.

Ya mas relajado y fuera del espacio estricto de la testera se animó a responder algunas preguntas.


Claudia Michel:
Si pudieras cambiar la trama de una novela literaria y añadirle un final cual seria esa novela y que final le darías?.

Juan Terranova: De “Palmeras salvajes” Borges la tradujo, es la traducción que leemos en Latinoamérica no se hizo otra de Las Palmeras salvajes, el personaje viene a hacer un aborto a una mujer y esta muy cuestionado y toda la carga y termina diciendo “fucking shit women” no? Borges uso mujeres. Si yo pudiera cambiar el final pondría “mierda mujeres” en la traducción de Borges.

CM: Publicaste en una Editorial boliviana tu libro “Música para rinocerontes”. cómo ha surgido esta iniciativa?.

JT: Bueno yo me empecé a escribir con Fernando Barrientos. Yo había empezado a escribir sobre Bolivia yo había dicho, retomado la frase de Fuentes el escritor mexicano, Carlos Fuentes que el gringo viejo le hace decir Ambrose Bierce una cosa: “ser viejo en México eso es eutanasia” Ambrose Bierce cruzó la frontera de México y murió desaparecido no se sabe donde está. Y yo había puesto en mi blog ser joven en Bolivia qué es eso? qué significa eso?. Entonces me empezó a escribir y me preguntó si nos había gustado “La llamita blanca”, me recomendó a Augusto Céspedes que es un escritor que me súper interesó apenas leí y me dijo yo tengo una editorial me gustaría mandarte los libros y bueno, empezamos una relación. Yo ya quería venir a Bolivia el año pasado a cubrir la reelección de Evo y hacer un libro y no pude. Cuando me invitaron acá al Patiño dije buenísimo, entonces enseguida le mande un mail hagamos un libro juntos. Si por mi fuera editaría toda mi obra en Bolivia y con Fernando, si por mi fuera, porque hay muchos lectores hay mucho interés y eso me gusta.

CM: ¿Alguna vez has tenido ganas de eliminar algún crítico y en qué situación?

JT: No. He tenido agarrones con la crítica, yo con la crítica porque yo soy crítico literario también y narrador, no sé cómo decirlo, pero no eliminar no. Tomo la crítica como parte de la literatura al contrario cuando me insultan, y eso lo pongo en el libro, releo mucho las críticas dolorosas porque soy un poco masoquista y eso me centra en el mundo, así que bienvenidos los críticos agresivos.

CM:Si organizarías un encuentro de literatura boliviana en Buenos Aires a quien invitarías como tus invitados de honor?

JT: a Fernando Barrientos, a Giovanna Rivero, a Rodrigo Hasbun, Paz Soldan ahora a Ramón Rocha Monrroy seguramente para que sea un maestro de ceremonia vestido de frac. Eduardo Mitre a algún critico de estos que estoy leyendo ahora Benjamín Santiesteban.

CM:¿Cuál es el tema de tu próxima novela y con qué banda sonora la acompañarías?

JT: Es una novela sobre tatuadores en Buenos Aires, tatuadores que entran un poco en un espiral de violencia. Hay gente que se tatúa y el tatuador queda como el artista, empieza diciendo que el tatuador cuando trabaja no escucha heavy metal ni punk sino que escucha jazz. Es así la novela así que la respuesta es fácil.

CM:Se ha dicho en la prensa que ya no escribes en tu blog y dijiste hoy que sí lo haces. Qué pasó?

JT: Si lo hago, el periodismo cultural tiene esa cosa de anunciar: Se termino! Terranova no escribe más en su blog!. Terranova se levantó y dijo un día no escribo más en el blog y al otro día dijo si. No hay nada más fácil que abrir y cerrar un blog así que en este hace tres cuatro años que escribo, tiene buena vida.

CM:Qué gusto el encuentras?

JT: Difundir mi obra, son operaciones de lectura, no pongo tanto como para leer ahí pero tan bien escribo textos pruebo y mando un texto si gustó o hubo repercusiones buenas, después por ahí se puede convertir en otra cosa. Es un espacio muy experimental y eso me gusta mucho del blog. Hay que saber utilizarlo hay que saber respetarlo como el mar. Hay que tenerle respeto, no miedo porque el blog te puede comer.

El blog de Juan Terranoca es: www.elconejodelasuerte.blogspot.com