miércoles, mayo 30, 2007

ÉNTREVISTA A DARÍO MANUEL POR MIGUEL LUNDIN PEREDO


MIGUEL LUNDIN PEREDO, ESCRITOR BOLIVIANO RADICADO EN SUECIA, HA REALIZADO UNA NOTABLE ENTREVISTA AL ESCRITOR DARÍO MANUEL LUNA, QUIEN PUBLICARA EL AÑO PASADO EN LA EDITORIAL "YERBAMALA CARTONERA", SU PRIEMRA NOVELA CORTA TITULADA "KHARI KHARI". HOY RESCATAMOS LA ENTREVISTA PARA NUESTROS LECTORES CARTONEROS:



"Respeto a todos los escritores sin discriminación"

Dario Manuel Luna es uno de los integrantes de la generación Yerba X y ha escrito una excelente novela breve titulada Khari Khari,su deseo es inmortalizar la imagen de este personaje de nuestra mitologia andina.Y yo estoy bien seguro que ya lo ha logrado.

Por : Miguel Lundin Peredo

1 Desde que edad decidiste que la literatura era lo que realmente querías hacer en esta vida?

No lo sé, pudo haber sido a mis ocho años, cuando me enteré, a través de la radio, que mis hermanos habían salido finalistas ganado en el festival de interpretación poética que estaba a cargo de la radio Bajai (supongo que se escribe así, no me acuerdo bien), allá por Oruro; o quizá haya sido a través de los cuentos populares que eran narrados por mi padre en noches en que apostados mis hermanos lo escuchábamos en silencio. Quizá pudo ser a mis trece años, cuando con el primer sueldo de trabajo me compré una guitarra y pude escribir canciones, luego poemas. Pero también pudo haber sido el amor, o las lecturas, no sé, creo que fue un proceso, ¿no crees?


2 Que historia cuentas en el cuento Khari-Khari?
Amigo Lundin, debo aclarar en esta entrevista que el Khari - Khari, no es un cuento, es una obra literaria que tiene la intención de ser una novela corta a razón de su estructura y extensión narrativa.

El Khari – Khari, trata de la historia de Macario Salinas Medinaceli —joven egresado de la carrera de antropología, UMSA— que decide ir de vacaciones a Copacabana, en su primer día, encuentra en el cerro Kesani un viejo pergamino con la escritura de aquel ser misterioso llamado, así mismo, Khari - Khari. Lo que viene después, yo mismo no sé como explicar, hasta el momento aún me encuentro perturbado. Sólo puedo decir que el Khari - Khari, existe.


3 Tienes trabajos inéditos actualmente?

No sé, escribo y dejo de escribir, y en algún momento, no muy lejano, ni muy cercano, se convertirán para mi mala suerte en escrituras inéditas...


4 Escribes solamente cuentos o practicas otros géneros literarios?

Yo escribo literatura, y en ese marco, el género me es irrelevante.


5 Cuentanos sobre tu primera experiencia narrativa y de como eligistes ser un narrador....

Mi primera experiencia narrativa, glorioso, hasta me decían señor, debí tener mis veinte años y ni siquiera había publicado un solo libro, ahora que he publicado mi primer libro, no soy nada, no soy nadie, sigo siendo un completo extraño en el mundo literario, ahora, nadie me dice señor, es más, nadie me dice nada. Les digo que soy escritor y se ríen en mi cara. Les dije que he publicado un libro y dudan de mi capacidad, ¿quién compra mi libro?, solamente los que sabemos, los amigos, los conocidos. La literatura está flaca en Bolivia, ¿o es el escritor quien esta flaco?, lectores, no los escucho.


6 Cuales son tus influencias narrativas a la hora de escribir?

Nelson Van Jaliri, Daniel Medinaceli, ambos, escritores potosinos, son los que me inspiran bastante, incluso para responder esta entrevista. Escribir, ya no es un asunto de influencia, ahora es un asunto del corazón, de la convicción y de la decisión. Escribir es reconocernos y de ver que es lo que estamos haciendo. Los grandes escritores tuvieron su tiempo, ahora el tiempo es nuestro, ha llegado el momento de hacer historia, como Nelson y Daniel en esas áridas tierras del Potosí.


7 Intentas rescatar las leyendas populares de la imaginación de los antiguos pobladores de Bolivia con cuentos como Khari-Khari?

No. Eso sería una burla para nuestros hermanos. Yo voy más allá, algo que ni siquiera tú lo habrías pensado. La idea es inmortalizar universalmente al Khari - Khari, como aquella novela titulada: Drácula, nosotros también tenemos nuestro personaje misterioso, nada envidiable y además, con nuestra propia cosmovisión.



8 Que autores bolivianos contemporaneos son tus favoritos?
No tengo autores bolivianos favoritos, respeto a todos los escritores sin discriminación.


9 Segurias escribiendo historias basadas en creencias folkloricas o ampliaras tus registros narrativos?

¿A qué te refieres con ampliar mis registros narrativos? ¿Te imaginas lo que hicimos por ampliar nuestros registros narrativos? Ni siquiera queremos hablar nuestro idioma nativo, al contrario, queremos hablar y escribir en ingles o francés. Quieres escribir buena literatura, fíjate primero en nuestra cultura, en nuestras raíces ancestrales. Debemos ser nosotros mismos, no pretender ser otro.

LUNA, para servirte...

David y Goliat: editoriales pequeñas y grandes

Cuenta un cuento muy viejo, que había un joven pastor llamado David, y un gigante, Goliat, que creía que con su fuerza podía abusar de todos... Pero David se preparaba para darle un lak'anazo con su honda, donde menos se lo imagniaba.

Así más o menos es la historia de las cartoneras en latinoamérica vs. las grandes editoriales. Así también lo reconoce EL PAÍS (periódico donde publican Vargas Llosas y demás académicos de la RAE) en una notita. No sé si han leído nuestros libros pues en ellos no se respetan siempre sus criterios colonizadores.

Bueno, para interesados, publicamos a continuación la nota aparecida en EL PAÍS desde España sobre las cartoneras. (Ya se van actualizando y hablando más mejor, más les vale).


David y Goliat
A propósito de la efervescencia de editoriales independientes en América Latina

El País, Patricia de Souza, 05/05/2007

LA GLOBALIZACIÓN tiene su Arcadia, es decir, su lado feliz. Ése sería el caso de los editores independientes en América Latina. Ellos son jóvenes, son idealistas y se permiten competir con editoriales enormes utilizando las ventajas de la globalización para actuar con libertad en un mercado que no tiene más árbitro que la oferta y la demanda, además de cierto talento e intuición. En una entrevista, Milton Friedman, economista defensor de la globalización, explicaba cuáles eran estas virtudes: permitir que el más pequeño empresario pueda competir con el más grande. David y Goliat con las ventajas de la técnica. Esos editores han aparecido en toda América Latina como una alternativa que se inspira de algunas ideas en común: acercar al lector de autores que no son editados por los sellos más importantes. No todos manejan las mismas coordenadas, pero la mayoría cree en lo que hace y lo lleva adelante con pasión. Su estructura es casi ínfima (no sé por qué nadie les ha dedicado todavía una tesis) y manejan además criterios de mercado, de calidad, aspirando a ser verdaderos editores, a influenciar la opinión y desarrollar una especie de política cultural independiente en favor de la cultura. Lo más interesante es que esta iniciativa es realmente independiente y no tiene nada que ver con una política de Estado, lo que hace de esta propuesta un proyecto dinámico y limpio.

Cuando se les pregunta por qué decidieron editar, ellos coinciden en que es una labor noble e importante, tal vez un reclamo de configurarse un rostro en el que cual reconocerse. Una de las primeras editoriales independientes surgió en Argentina, Eloísa Cartonera, y empezó a editar con papel reciclado para producir libros a muy bajo costo. Cuando un grupo de jóvenes peruanos se enteró del proyecto, decidió crear algo similar en Perú, utilizando los mismos materiales y trabajando con niños de la calle. La editorial tomó el nombre de un icono popular peruano, Sarita Cartonera. En Bolivia se ha creado otra filial, y en Santiago se han convertido en Las Chicas de Animita Cartonera. Desde hace un tiempo Sarita Cartonera (Perú) publica a autores como Ricardo Piglia, de Argentina; Margo Glanz, de México; Roncagliolo, o nuevos como Edwin Chávez y Miguel Ildefonso. Álvaro Lasso, de Estruendomudo, es otro ejemplo muy interesante. Ha logrado instalar a sus autores en las librerías de Lima, y empieza con una colección de traducciones (Tránsfugas) en la que ha publicado al autor francés Richard Millet, y su despegue es seguro. O Matalamanga, otro grupo editorial que acaba de publicar un libro de Mario Bellatin, Perros héroes. Pero también existen otras, me comenta Jaime Vargas Luna, de Sarita Cartonera, Yerba Mala en Bolivia y Libros del Zorzal o los Sexto Piso, en México.

Su estética es muy diversa, recupera un cierto gusto popular por el símbolo, el sincretismo y el mestizaje cultural. Así, se crea un puente entre los diferentes países de América Latina, sin olvidar la traducción. Además de editoriales hay también revistas. Estruendomudo ha creado su revista, inspirada en las ganas de conseguir más lectores y hay otras como la de Las Sumasvoces, en Trujillo (Perú), con brillos internacionales. Estos editores se reunieron durante la Feria de Guadalajara en un encuentro bajo el nombre de Editores independientes y biobliodiversidad, para intentar formar un tándem editorial que se denominaría "Punche". Las Sumasvoces, no sólo es una revista de literatura y arte sino un grupo de jóvenes idealistas que hace pensar en Fourier y su utopía sobre el amor como un motor de creación. Hay una búsqueda de diversidad, ganas de ensanchar fronteras lingüísticas en el propio idioma a través de la traducción. Creo que nunca antes ha habido una efervescencia tan marcada en el mundo de la creación. A lo mejor se debe a que una cierta estabilidad permite ahora pensar, elegir, construir. Y esa pregunta por la diversificación del mundo moderno tiene que ver con las ganas de saber quiénes son, adónde se dirigen y por qué. Ésta es una inquietud subyacente en la mirada que le dan al pasado, reivindicando una cultura local, un saber vivir que observa el mundo con curiosidad y ganas de comprender. Por supuesto, el problema con que se chocan más frecuentemente es el de la distribución, pero ahí internet es una herramienta importante. La caja de herramientas que poseen es sus ganas de crear y así como Marcel Duchamp creía que "el arte estaba en todas partes", ellos creen que la cultura puede ser diversa y masiva. O sea, estos jóvenes lo están haciendo realidad poco a poco, piedra a piedra...

No hay razón para ser pesimistas.

miércoles, mayo 16, 2007

Las fotografías de una aliteratura


Yerba Mala recoge una tradición iniciada desde mucho antes en La Paz. Nos imaginamos las formas como se las ingeniaron los literatos viejos para hacer sus publicaciones alternativas. Hoy todavía perduran algunas formas como son los periodiquitos de alasita.

Entre esos escritores cabe destacar a uno de los lobos de mar, un maestro que nunca nos aburrió en las farras y que además sigue escribiendo sagaz e hirientemente. Nuestro agradecimiento a Humberto Quino por aceptar la invitación para comentar uno de los libros en la presentación. No es casual que las luces formen al rededor de él un áurea maldita.

Éstos algunos de los libros.


Aquí una foto que recordamos con cariño. (izq-der) Humberto Quino, Nicolás G. Recoaro, Marco Montellano, Erick Cutipa, Gabriel Llanos.


El señor K, que también estuvo presente, dijo de este retrato:

Me siento interpelada por este libro (se refería a 27. 182. 414), porque yo también soy un número…”, gritó Nayra en silencio su apego total a este tipo de literatura que pega duro y deja el ojo en tinta..

La foto precisamente es de Nayra de la Zerda.

Al día siguiente habría de llegar desde Santa Cruz otra de las escritoras: Banesa Morales




Agradecemos también a uno de los productores del documental que todavía sigue filmándose: el Espa (Leonardo Spinetti).


Y aquí uno de los protagonistas de la noche, el Malevo (Nicolás García Recoaro). Lunfardista (jerga argentina) que nos deleitó con sus narraciones. Uno de los escritores de Yerba Mala que siempre nos está alentando.

La noche de esta presentación cerró con esta descripción:

Aparte de la lluvia y los enormes copos de nieve, la invención de los traguitos Hugo Viscarra, y la clausura en boca de jarro con el poderoso Conjunto Señorial Explosión “Rumy Marka”, la noche del viernes 27 de abril en el Teatro de Cámara de la Alcaldía Quemada Ceja de El Alto tuvo o fue un gesto poético imperecedero.


lunes, mayo 07, 2007

Adelanto de documental



Aquí les invitamos a ver el adelanto del documental. El documental completo todavía se está editando. Lo está realizando la productora PIQUETE DE OJO. Entre los fertilizantes que Yerba Mala tiene para seguir su camino, está precisamente esta productora innovadora. Agradecemos públicamente su interés por nuestra editorial y nuestros escritores.

Al final de este adelanto, Crispín Portugal dice algo que se quiso poner tímidamente, pero que finalmente se puso:

Es una locura escribir en El Alto.

Montellano tiene voz para YMC

La imagen fue tomada por el Crónico Urbandino.

En un reciente post, el Marco Montellano nos muestra su percepción de su visita a Altuphata y Chuquiagu Marka para la presentación de su libro. Más específicamente en la terrorífica calle Jean. Así dice hay ratos:
En unos minutos presento mi primer libro; librito en realidad, pero el primero. Debo subir a El Alto. Imagino -disfruto- la magnificencia de transitar la autopista entre dos cielos: el de dios, con la luna en la testera, y el otro, el empíreo del altiplano, las estrellas de neón del cielo andino.
Más después dice:
Ahí están los Cartoneros, Darío, Crispín... Abrazos van y vienen. Conozco a los argentinos, inmediatamente amigos... No vino Cucurto, lamentable. Estamos por comenzar, el Ciudadano K nos honra con su empapada presencia. Por fin conozco al hombre. Me invitan al escenario. Lecturas, comentarios, presentaciones. La poetiza camba no llegó, alguien comenta su libro, reímos con Cucurto, nos sorprendemos con Recoaro, llega el turno de Montellano... Sí, Montellano, ese que se majó en la flota amarilla de hace rato, el que tiene aún el pasamontañas en el bolsillo. No lo había mencionado, pero Quino presenta su libro. ¡Es que fue una sorpresa muy grande! Quería que para ustedes también fuera pero no se me ocurre ningún artilugio literario. “Tu libro lo presenta Quino”, me dijo el cartonero, lo primero fue alegría, luego vino el miedo. Ahora lo invitan, me mira antes de acercarse al micrófono, seguro piensa: Otro escritorcito del interior que nos hará quedar mal en el exterior... Pero...
If you can read this complete article, plis presioná aquí.