jueves, junio 04, 2015

MANUAL DE INSTRUCCIONES QUE NADIE LEE

Para preparar un evento literario cartonero, se necesitan: varios poetas, algunos narradores, un cantautor, gente dispuesta a trabajar sábados por la tarde (corte y corrección), un editor que se especializa en aumentar el volumen a archivos de youtube y cartón. Para empezar este año, Yerba Mala Cartonera, tuvo la oportunidad de realizar la presentación colectiva “Nadie Lee”, que contó con publicaciones de escritores de Bolivia, Perú y Chile, con esta finalidad se realizaron dos eventos que de manera retrospectiva se irán relatando en la siguiente crónica:


Vadik Barrón: 20 años en el Sub Pub

Con tres sets de composiciones propias, adelantos del nuevo disco y algunos covers Vadik Barrón se presentó en Subpub el jueves 28 de mayo. “Home sweet home”, era la invitación para volver a visitar el Subpub y disfrutar una noche de precalentamiento de la última semana de mayo, que entre música y literatura marcaban un fin de mes agitado para Yerba Mala Cartonera.

El primer set de la presentación, estuvo poblado por canciones como “Alalay” y las cadencias de “Cleptomanía”, que muestran un trabajo bien logrado del cantautor y de yapa “Calaveras y Diablitos” de Los Cadillacs, todo acompañado por una voz que se quebraba en el fondo de un escenario con luces vibrantes, que nos invitaba a conocer el mundo melódico de Barrón, que celebraba sus 20 años de trayectoria, mientras que en el break parecíamos sumergidos en una cápsula del recuerdo al escuchar hits Mtv latino cuando Soda Stereo y los Caifanes eran la banda sonora de un país llamado noventas. Afuera, en la ciudad (de la furia) en una avenida cercana al boliche, un accidente de tránsito activaba alarmas, aullidos de perros, reclamos y conductores infractores, mientras nosotros seguimos siendo tripulantes del menú musical.

Después de una pausa y la invitación para adquirir libros y discos, acomodamos el iPoem, que fue publicado el 2008 por YMC y presentado una tarde de septiembre en la Feria del Libro de La Paz, ya han pasado 7 años, de promocionar y difundir este poemario, hit-bestseller cartonero, antes de que Vadik gane el  IX  Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2013, viaje por el mundo, grabe más discos, publique varios poemarios y retorne a Bolivia.

El segundo set no se deja esperar, después de saborear el fernet y ajustar unas notas Vadik explica al público el proceso creativo de dos canciones “Yungas” una composición que escribió cuando estaba fuera de Bolivia y “Berlín” cuando estaba en La Paz ambas del álbum “Efectos personales” develando el nomadismo y la búsqueda del cantautor. El público se calienta y repite el estribillo del “cielo que imaginaria Pink Floyd”. Hay algo generacional que nos une, hay un disfrute compartido y también cierta nostalgia. Al escuchar las experiencias del cantautor que en el backstage, nos relataba su estadía en Alemania y que compartió el escenario con bandas como la Bersuit.

El tercer set es el momento justo para convocar a Leo García con “Isla” y también a Calamaro, la noche avanzaba, el público aplaudía, el fernet se evaporaba y continuábamos envueltos en la voz poética de Barrón, mientras algunos pedían la típica yapa cochabambina, la clásica canción “Nintendo” le puso el toque final a este concierto. Después de recoger algunos libros, compartir el tiempo con dos buenos amigos y audiovidentes del concierto, toca abrazar a Pablo Navia prometiendo un retorno seguro al Subpub, y esperando que el proceso en curso de subir los archivos cartoneros en ISSUU llegue a su fin, decidimos salir del lugar, caminar y seguir recorriendo mentalmente, el nuevo disco que despertó afectos personales y los rockanroles con destino. 


Recuento de los hechos: Presentación colectiva “Nadie Lee”

Son las 18:45 del sábado 30 de mayo. La hermenéutica resulta ser la misma: repartirnos el equipaje, caminar rumbo al mARTadero, sentarnos en una de las mesas del café “Mosquita Muerta”, preguntar sobre los equipos, acomodar los libros cartoneros y sentir ese razzz de frío por la espalda, antes de cada presentación. La gente va llegando de a poco, varias caras conocidas, otras no tanto, las personas interesadas en saber ¿por qué nadie lee?, y el aroma a lasaña que está a punto de ser ofertada.

Dos semanas antes, en una actividad organizada por “La Floristería” surgió la idea de crear el evento “Nadie Lee”, esperando que no sea una profecía auto cumplidora, posteamos y empezamos con la campaña de hashtags, después de participar en “khatu libre”, el “Tea Party”, tener sábados largos de corte y edición. Llegó el día de la presentación colectiva, el MC del evento, empieza explicando que la primera parte del programa es la presentación virtual de los siguientes escritores: "El Ojo" de Liliana Colanzi (Bolivia) una compilación de varios cuentos de esta joven escritora cruceña; "Yakuza" de Francisco Ide Wolleter (Chile), quien con una música asiática de fondo lee sus poemas sin pausa; "Rancor" de Daniel Rojas Pachas (Perú) gran figura de la literatura independiente, comparte un fragmento de su obra mandando saludos a la editorial. Los asistentes escanean las imágenes y surgen piropos a Colanzi, otros preguntan el argumento de Rancor o sí venderemos el libro de Rery Maldonado. La noche avanza mientras la “Mosquita Muerta” parece una pecera luminosa con un lleno total.

Como segunda parte llega el momento de presentar el catálogo cartonero en ISSUU, parece ser un suicidio editorial subir todos los archivos publicados de narrativa y poesía de Yerba Mala Cartonera. Pero a la vez como sabemos que nadie lee, acordamos que el hecho de compartir en el ciberespacio las publicaciones que realizamos es una forma de expandirnos sin restricciones y continuar con nuestro proyecto editorial (aunque a fondo perdido).

Para ir cerrando el programa se realizó la ronda de lecturas donde participaron: Rery Maldonado con imágenes poéticas efectivas e intimistas; Vadik Barrón leyó sus poemas de libros anteriores con musicalidad y fuerza; Juan Malebrán empezó a leer con intensidad “reproducción en curso” que publicó con YMC, recordando los años transcurridos, y también “Bozal”—su libro más reciente—; Pablo Cesar Espinoza eleva su voz con varios poemas, en una primera ocasión con su poema “ciclo-vía popular”, para después, en la segunda ronda estremecernos con "Frente a la foto de kindergarten 95", le aumente una palabra más, nos confiesa, pero nosotros sabemos que ese poema ya es un clásico, además de ser su última lectura en Bolivia, porque pronto partirá a Filipinas. Así nomás se diluye mayo, con celebración y nostalgia.

Para terminar la presentación, llega el momento de la Tocada acústica de Vadik Barrón — quien entona cuatro canciones, más varias yapas— que entre los aplausos, se da el tiempo de  bromear respecto a qué #nadiecompra #porquenadielee. Nos dispersamos por el café. El ritual cartonero ha terminado.