viernes, agosto 11, 2017

Entrevistas cartoneras - Rosario Barahona

"un texto literario es libre como el viento, tiene otra alma, otro encanto, y no debería estar sujeto a comprobación"

La escritora sucrense habla sobre futuros proyectos y los conflictos itempestivos con sus personajes
Por: Equipo Yerba Mala



¿Cuál es la diferencia en el proceso de construir una narración desde la ficción y desde los estudios históricos? ¿Existe una retroalimentación entre ambas?

Bueno, gracias, primero por la entrevista a todo el estupendo equipo YMC, ustedes son mis personas favoritas. 
El proceso de construcción de un texto es distinto, desde luego. La investigación de la historia es científica, está sujeta a pruebas, la ficción, no. Ahora, si bien es primordial escribir siempre con propiedad, un texto literario es libre como el viento, tiene otra alma, otro encanto, y no debería estar sujeto a comprobación. Por tanto, aunque el relato esté inspirado en personajes y lugares “reales”(que hayan existido o aún existan) la trama debe contar con elementos ficcionales en la medida en que el escritor o escritora lo decida, o los personajes lo dicten, ya ves que ellos también participan, son seres vivos de papel, y de tinta. A veces uno se pelea con los personajes ¿lo sabías?

Cuando escribiste Cosas consabidas ¿qué te motivó a construir el personaje femenino que se enfrenta de una manera peculiar frente al abandono de su pareja?

Muy a tono con el estilo de la editorial, Cosas consabidas es un cuento reciclado. Viene caminando conmigo desde hace unos diez u once años atrás, y hubiera muerto en el olvido si no hubiera sido por el interés que ustedes tan generosamente le dieron. Este año lo saqué del desván y comencé a (re)trabajarlo.

En fin, el personaje que mencionas, me gusta mucho, porque es intensa, y aunque tiene sus propios “métodos” de sobrevivencia, hace lo que quiere. Así que este cuento es casi como un reflejo de tantas mujeres de esta sociedad boliviana (todos conocemos a mujeres así), y es casi un homenaje también para esas mujeres autodeterminadas, dueñas de sí mismas, que se aceptan como madres imperfectas, que no andan desesperadas por ordenar lo que otros desordenan en casa, o por lavar lo que otros ensucian, que viajan, y salen y entran, y se visten como les da la gana. Esas mujeres que se atreven a ser, y a vi-vir. Sí, a vivir. Hay que pronunciar la palabra así, detenidamente, saboreándola.

Ella, Bárbara, significa todo eso. Y por cierto, ella no es la misma de hace diez u once, o treinta años atrás.Ya lo ves, la gente cambia todo el tiempo, peculiarmente o no.

Si alguien tendría que entregarte 4 efectos personales en una caja de zapatos ¿Cuáles serían?


Un libro de Javier Marías, un cuaderno y una micropunta azul, y mis infaltables lentes de sol.

¿Por qué decidiste publicar en Yerba Mala?

Porque me gusta su carácter independiente y la rebeldía que le imprimen a su forma de llevar adelante sus gestiones editoriales.

¿Cuáles son tus futuros proyectos literarios?

Tengo una colección de cuentos, apostados, (im)pacientes esperándome en la mesa de trabajo. Si todo sale bien, se publican hasta el próximo año.

Los otros son secretos.





El libro “Cosas Consabidas” de Rosario Barahona Michel será presentado en La 22va Feria del Libro de La Paz en el Salón Emma Villazón a las 20:00, quedan cordialmente invitados.