lunes, junio 27, 2011

Explicando Creative Commons

por: Enrique Dans

Creative Commons es una forma selectiva de copyright. En general, el copyright ampara toda producción artística en la que no se exprese otra cosa: automáticamente, al ser creada, una obra recibe una protección que obliga a que, para la inmensa mayoría de los usos que se puedan hacer de ella, sea imprescindible pedir permiso al derechohabiente, al propietario de los derechos. Sin embargo, yo podría crear una obra, y decidir donarla aldominio público: con eso, estaría haciendo una cesión completa de mis derechos sobre esa creación (salvo los derechos morales, pero eso es otra cuestión), de manera que cualquiera, absolutamente cualquiera, podría darle el uso que estimase oportuno. Podrían apropiársela, reutilizarla, revenderla, modificarla… cualquier cosa.

Pues bien: entre el copyright estricto (todos los derechos reservados) y la cesión total al dominio público, existe una enorme cantidad de posibilidades. Por así decirlo, si denominamos negro al copyright y blanco al dominio público, Creative Commons recoge la enorme gama de grises que existen en el medio de ambos. Por ejemplo: yo puedo crear una obra, y decidir que quiero que se difunda lo más posible, de manera que autorizo expresamente que sea copiada por cualquiera y redifundida, pero siempre que se mantenga de manera expresa mi autoría. Eso sería una licencia Creative Commons de Reconocimiento (suele abreviarse como CC BY), que es la licencia con la que escribo todos mis textos en este blog. Si alguien quiere reproducirlos en otro sitio, no tengo ningún problema con ellos. Modificarlos, revenderlos, ponerles publicidad… todo está permitido, siempre que mi nombre no desaparezca, siempre que el original me sea correctamente atribuido. Llevo haciéndolo casi desde que empecé esta página, en 2004, y seguramente habrá un cierto acuerdo general sobre que no me ha ido demasiado mal con ello.

Si prefiero optar por un nivel de control superior, podría escoger, por ejemplo, una licencia Creative Commons Reconocimiento NoComercial (CC BY NC). Bajo esa licencia, cualquiera puede seguir copiando mi contenido y reutilizándolo siempre que mantenga mi nombre asociado a él como autor, pero no podrá comercializarlo. Si lo hace, estará incumpliendo mi licencia y lo podré denunciar exactamente igual que si incumpliese mi copyright. O podría ser todavía mas estricto, y optar por una licencia Creative Commons Reconocimiento NoComercial CompartirIgual (CC BY NC SA), que impediría que mi obra fuese comercializada y además obligaría al que usase mi obra a reutilizarla necesariamente bajo la misma licencia. Esa es, por ejemplo, la licencia que la Editorial Planeta escogió para mi libro "Todo va a cambiar", con el que he obtenido bastantes beneficios en términos económicos: se ha vendido una muy interesante cantidad de libros a precios que oscilan entre los veinte y los cuatro euros, según la edición y el formato. ¿Dónde estaba para mí la lógica de esa licencia? En que me resultaba profundamente absurdo dedicarme a prohibir usos que sabía positivamente que no iba a poder impedir.

La gama de opciones es enorme: podría optar, poniendo la licencia Creative Commons adecuada, por impedir o no la creación de obras derivadas sobre la mía. Si combino todas las licencias, por ejemplo, podría llegar a permitir la circulación de mis obras obligando a darme el debido crédito como autor pero impidiendo que esas obras fuesen alteradas o comercializadas bajo cualquier modalidad, lo que se parece ya bastante a lo que sería un copyright estricto. La idea es, simplemente, ampliar las posibilidades de la disyuntiva "todo uso prohibido" frente a "todo uso permitido" añadiendo todas las posibilidades intermedias que se te puedan ocurrir.

Decir que "ningún autor importante publicará sin copyright" o que "nadie con talento puede discutir el copyright" indica una evidente carencia a la hora de entender el concepto. En un momento dado, según en qué situación de su carrera profesional, según para qué tipo de obra, o en función de muchos otros factores, a un autor le puede interesar, y mucho, publicar con Creative Commons, en función de lo que busque en cada caso. Y eso no implica "estar en contra del copyright", porque Creative Commons no es más que otra forma de copyright, una definición más avanzada y menos categórica del mismo… añadiendo gamas de grises. Pretender que Creative Commons "se enfrenta" al copyright no tiene sentido, porque Creative Commons existe para ofrecer a los autores niveles de protección más adecuados a lo que pretenden en cada momento y en cada caso, y es simplemente una forma de copyright. Las licencias Creative Commons no son en modo alguno "antisistema" o "anticopyright", porque dependen del sistema, del copyright, para existir. Tampoco tienen nada que ver con que los autores sean o no sean remunerados por su trabajo, todo el mundo defiende lo que es de lógica, y las licencias Creative Commons únicamente intentan proporcionar más posibilidades para que el autor decida cómo y en concepto de qué quiere ser remunerado.

Espero que esto, que seguramente es muy obvio para muchos de los lectores habituales de esta página, sirva para clarificar un poco el tema a algunas personas. A veces, al intentar entender estos conceptos, simplificamos demasiado o hacemos caso de nuestros sesgos, y en ocasiones puede que esto dificulte su comprensión. No se puede dar nada por sabido. Como profesor desde hace más de veinte años, entiendo que en muchos casos no hay malos entendedores, sino malos explicadores, y ante eso, nada mejor que intentar explicarlo de nuevo, cuantas veces sea necesario. Que el director de un periódico importante no entienda el concepto Creative Commons y se aproxime a él con ideas completamente erróneas es malo para todos.

NOTA: Este texto está escrito muy rápido, simplificando mucho algunos conceptos, e intentando aprovechar la oportunidad de que se hablaba del tema para obtener una comprensión y una divulgación del concepto lo más amplia posible. Mi agradecimiento aJavier de la Cueva, sin duda una de las voces más autorizadas en este tema, por haber hecho una supervisión rapidísima de mi texto previa a su publicación. Por favor, añadid en comentarios todo lo que estiméis oportuno: vídeos que expliquen el concepto, recursos, aclaraciones, ejemplos… hay muchos recursos por ahí, y muchos infinitamente mejores que este modesto intento de explicación. Lo que vea que puede aportar y pueda integrar fácilmente, lo iré añadiendo a la entrada. Cuanto mejor lo expliquemos, mejor podrá ser entendido, y nada funciona mejor en estos casos que la inteligencia compartida. Adelante con ello…

martes, junio 14, 2011

Viscarra en Cartón


Presentación/instalación/cartonera jueves 16 de junio en el mARTadero a las 19:15:hrs. Si no logras ir el jueves la instalación estará hasta el sábado 18 en el mismo lugar.
.......................................

La Editorial Yerba Mala lanzó una convocatoria para seleccionar textos y publicarlos. La convocatoria se lanzó en los géneros de poesía y cuento en torno a la obra del escritor boliviano Víctor Hugo Viscarra. La convocatoria se lanzó a fines de marzo recibiéndose la obra de 50 autores de Argentina, Australia, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Eslovaquia, España México, Uruguay y Venezuela.

Como resultado de esta convocatoria se publicará una antología de cuento y otra de poesía con los trabajos seleccionados. La selección estará a cargo de un grupo de personas reconocidas en el ámbito literario.

El objetivo de plantear la vida y obra de este autor como eje de la convocatoria es justamente provocar la creación a partir de un autor nacional cuya vida y obra han estado estrechamente ligadas, por tanto su producción literaria ha sido fuertemente cuestionada, más como anecdótica que como una propuesta artística como tal.

En Yerba Mala Cartonera creemos firmemente que si bien todo escritor o artista requiere disciplina y constancia para lograr una obra, la posibilidad de lograrla no depende exclusivamente de la formación académica. En ese sentido estamos seguro que el talento humano surge aún en las circunstancias más duras y es la fortaleza del espíritu y la búsqueda personal por una forma de expresión, lo que define la obra del autor. No tratamos de restar mérito a la formación académica pero sí de desdibujar su fama de única puerta hacia la producción artística

miércoles, junio 08, 2011

Yerba Mala en la 12 Feria del Libro de Santa Cruz



Yerba Mala presente en la Feria del Libro de Santa Cruz!

A partir del 2 de junio estaremos vendiendo los libros cartoneros en el stand de nuestros amigos de la Alianza Francesa de Santa Cruz y por si eso fuera poco, el 9 de junio habrá una presentación/instalación que servirá de pre-texto para poner bandera cartonera en tierras orientales.

¡Te esperamos!

viernes, junio 03, 2011

De la creación en libertad a los cartones

Dentro de algunos días más se realizará el encuentro de cartoneras en Asunción Paraguay. Yerba Mala estará presente. Aquí va un adelanto del evento en un artículo escrito por Jorge Coronel

Entre la libertad de creación y la democratización de la lectura, nace el movimiento “cartonero” en la búsqueda de su propio espacio y una forma de trabajo artesanal que se aleja de los estándares de distribución editorial. En Paraguay, un grupo de escritores decide hacerle frente a los impedimentos de la industria para autogestionar sus creaciones en cartones reciclados de las calles.

Un grupo de innovadores liderado por Édgar Pou y Cristino Bogado dieron por nombre a “Felicita Cartonera”, a la definida por ellos mismos como "la única cartonera de Asunción, Paraguay”. Este fenómeno denominado “editorial cartonera” surge en Buenos Aires, en 2003, cuando los creadores Washington Cucurto y Javier Barilaro fundaban “Eloísa Cartonera”.

Lejos de la dependencia a los cánones que rodean al circuito del mercado editorial para la publicación de obras literarias, las cartoneras propagadas por toda Latinoamérica proponen, principalmente, una democracia en el acceso a la lectura y la apertura de espacios aún negados por las vías tan estrechas de la industria tradicional.

Es así como esta corriente no tardó en propagarse en países como Chile, Bolivia, Perú, Uruguay, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Puerto Rico, República Dominicana, Argentina, México y Paraguay; proponiendo con talento y desprejuicio el concepto de fabricar libros a través de cartones reciclados de la calle, con el deseo de difusión intrínseco a todo autor y, a la vez, lograr un costo accesible que incorpore la democratización de la lectura como motor principal.


Los autores que publican con las editoriales cartoneras son, principalmente, aquellos que no tienen cabida dentro de una editorial comercial; aunque también se conocen casos de autores de renombre que deciden ceder sus derechos para formar parte del catálogo de una empresa cartonera.

En el caso nacional, “Felicita Cartonera” cuenta con un espacio web en cuyo blog incorporan textos y creaciones bajo la única regla de la no regla, y de la creación en libertad.
El fenómeno cartonero, aún en auge, se propone en nuestro país una nueva aventura. Édgar Pou, uno de los líderes del movimiento, nos comenta acerca del nuevo desafío que se proponen: el de la "Feria del libro kartonero del Mercosur".

Con esta actividad –que se manifiesta además como la primera del Mercosur a realizarse del 8 al 11 de junio de 2011 en la Manzana de la Rivera de Asunción, los propulsores de la editorial cartonera en el país pretenden impulsar el diálogo existente con todos los sectores de la sociedad, y visibilizar al trabajo realizado por este tipo de experiencias editoriales como potenciadores de la lectura a nivel popular y de una creación literaria inclusiva.


El artista explica que el evento planea reunir durante cuatro días una muestra de aproximadamente 5.000 libros, contando además con la presencia de poetas, sociólogos, antropólogos, periodistas, artistas plásticos, músicos, escritores y escritoras emergentes del panorama regional. "A lo largo del evento serán presentados seis libros inéditos, se darán cuatro recitales de poesía y se desarrollarán performances de armado de los libros artesanales con sesiones interactivas de pintura dirigidas especialmente a los niños que asistan a la feria", comenta el autor que es visto como uno de los forjadores de este nuevo fenómeno creativo que se exterioriza casi en plan contracorriente en nuestro mercado.
"Vamos a hacer una especie de intervención estética multidisciplinaria, teniendo como pretexto nuestros libros artesanales; que por cierto son todos únicos e irrepetibles, con precios desde 10.000 guaraníes", nos señala Pou, adelantando el evento que contará con la participacion de poetas y escritores locales como Monserrat Álvarez, Marta Mondrian, Joaquín Morales, Cristino Bogado, Jorge Canese, Édgar Pou, Jazmín Rodríguez, Damián Cabrera, Mónica Laneri, Cristian Kent, Miguel Méndez, Alexis Álvarez y Borja Loma. Los invitados especiales que apoyan el evento son los Toba Qom, que expondran sus artesanías y brindarán un canto de bienvenida el primer día de la feria.

Con la presencia de editoras de Brasil (Yiyi Yambo, de Ponta Porã y Katarina Cartonera de Santa Catarina); Uruguay (Caracoles y Kurupíes, y La Propia Cartonera); Bolivia (Yerba Mala, y Mandragora), Argentina (Eloísa Cartonera y Ñasaindy Cartonera) y Chile (Cizarra Cartonera), se espera un espectáculo en el que se anuncia además la presencia de Chinoy, destacado trovador folk punk chileno, quien lanzará su libro de poemas por la editorial paraguaya, "La vida es una espina que me hace cosquillas".

Nunca antes se ha visto una perfecta fusión entre la creación más pura y el reciclaje de cartones de la vía pública. Es allí cuando Pou explica que "si bien la primera editorial cartonera, 'Eloísa' de Buenos Aires, arrancó como un proyecto autogestionado sin fines de lucro, en alianza con las personas que viven de reciclar cartón en la vía pública, cada editorial cartonera tiene sus características propias; pero todas comparten el mismo ideal de dar a conocer la literatura por medio de libros hechos de forma artesanal, utilizando el cartón reciclado de las calles y fomentando así un mayor acceso a los libros".

En un mundo en el que se priorizan las armas para la defensa y son más las puertas que se cierran que las que se abren en los tiempos de crisis; vale la pena explorar el universo de “Felicita Cartonera”, ese espacio aún desconocido por las grandes masas y que, sin dudas, no tardará en brillar por su espíritu de creación y libertad como únicas armas.

 

http://www.abc.com.py/nota/de-la-creacion-en-libertad-a-los-cartones/