viernes, agosto 06, 2010

3ra Mes-A-poética: Entonando poesía




En vísperas del 6 de agosto, que mejor razón para disfrutar junto a unos buenos ajenjos y poesía letal. Con un lleno casi total se abrió la Tercera Mes-A-poética, el principal invitado indudablemente fue la poesía, con el homenaje del mes, dedicado a Jaime Saenz, se procedió con la lectura a dos voces de Andres Villegas y Andres Paz Soldán, quienes sondearon la vida y obra del escritor paceño.



En la segunda parte, José Ismael Arébalo, Roberto Oropeza Lozano y Andrés Paz Soldán fueron convocados a la primera ronda de lectura. Pudimos conocer y también apreciar la "Runas Simétricas" dibujadas en los versos de Paz Soldán, que con entusiasmo nos contó algunos viajes como escenarios donde escribió su libro. Roberto Oropeza empezó a leer sin pausas y de manera contundente sus poemas del libro "Invisible Natural" que cumplía un año de publicación, para cerrar este primer round, José Ismael Arebalo, portando la tradicional escarapela de las fiestas patrias en su saco,leyó sus versos dedicados al amor y otras temáticas.Los aplausos de los asistentes retumbaron en el boliche.



Las preguntas del público no se hicieron esperar, desde preguntas filosóficas ¿Es lo mismo vivir que existir?, hasta curiosidades personales ¿cuantas veces han muerto?, ¿Por qué usas escarapelas? Luego, vino la segunda ronda de poesías, podíamos sentir un ambiente de intimidad y confianza en la interacción de los escritores con los asistentes, entre bromas y palabras de estímulo, los poetas se animaron a darle una yapita leyendo más versos que junto con las velas, el tarot, el t'oclito calavera con el pentágrama en su frente ambientaron "La Muela del Diablo", se aplaudió con entusiasmo y la consigna de todos era: ¡Volveremos!

Los que se perdieron esta lectura, que ya se está convirtiendo en una tradición de los primeros jueves en el boliche músico, místico y ahora poético de la "Muela del diablo" están invitados a participar de este evento, los estaremos esperando con la mesa lista y las palabras fresquitas.